Tipos de acabados para las ventanas de tu vivienda

Los acabados de las ventanas es un aspecto importante que debemos tener en cuenta cuando las cambiemos. Además de los aspectos técnicos de las mismas, el aspecto estético de la carpintería debe ser acorde al estilo de nuestra vivienda.

Cuando cambiamos las ventanas debemos tener en cuenta una gran cantidad de factores. Algunos relacionados con las propiedades aislantes de la propia ventana y el material y otras cuestiones estéticas, como los acabados.

El acabado de las ventanas debe ser acorde al estilo de la vivienda, tanto arquitectónico como decorativo.

Ventanas de PVC

En las ventanas de PVC además del clásico blanco existen otro tipo de acabados, como imitación madera, colores lisos o incluso metalizados. Esta variedad de colores se consigue gracias a la incorporación de una lámina adhesiva para conseguir el acabado deseado.

Para aquellos que deseen instalar ventanas de madera pero sin tener que llevar a cabo el constante mantenimiento que requieren, una buena opción alternativa es optar por ventanas de PVC imitación madera. Existe una amplia gama de foliados imitación madera que simulan de forma muy realista este tipo de acabados. Otra de las ventajas de optar por el PVC en lugar de por la madera se encuentra en su precio, mucho más económico.

Pero no solo existen acabados imitación madera en los perfiles de PVC, también se puede optar por otro tipo de tonalidades y texturas, como los colores lisos o incluso los metalizados.

Ventanas de aluminio

En los perfiles de aluminio el más popular es el lacado debido principalmente a su resistencia y a su amplia gama de acabados, casi infinita, desde los colores de la carta RAL a acabados brillo o mate.

Este tratamiento se hace en plantas de lacado al horno con unas altas exigencias técnicas reguladas en estrictas normas de calidad para garantizar la calidad. Este acabado garantiza que las ventanas de aluminio retengan el color y el brillo además de hacerlas resistentes a la corrosión.

El anodizado proporciona un aspecto metalizado al perfil y, a diferencia del lacado, es una técnica que empleada sobre el aluminio genera una capa de protección artificial mediante el óxido protector del aluminio. Destaca por su protección contra la corrosión y la abrasión, lo que lo convierte en ideal para zonas costeras y climas severos.

Si tienes dudas acerca de cuál es el mejor acabado para las ventanas de tu vivienda, te asesoraremos la mejor opción entre la multitud de acabados con la que contamos tanto para aluminio como PVC.

Compartir

Sin comentarios - sé el primero.

Deja una respuesta

20 − once =