Cómo evitar la condensación

La condensación es un proceso físico por el cual un gas es enfriado hasta el punto en que se materializa en su forma líquida.

La razón principal de la condensación en las ventanas es porque hay una gran cantidad de humedad en el aire. El aire ambiental de las casas contiene vapor de agua que al entrar en contacto con una superficie especialmente fría, se condensa, volviendo tangible y visible la humedad del entorno. Esto sólo ocurre cuando hay demasiada humedad en la vivienda y la temperatura de las ventanas está muy por debajo de la temperatura del aire.

Este molesto problema se puede solucionar de una forma muy simple. Es importante mantener la vivienda bien ventilada para renovar el aire de las habitaciones y en cocinas y baños utilizar extractores de calidad que eliminen la humedad.

También debemos evitar cerrar las cortinas y las persianas en aquellos momentos en los que se genera más humedad, ya que conseguirás que el aire circule alrededor del vidrio y no se concentre el vapor de agua en ellos.

Si no lo conseguimos con todo lo anterior tendremos que revisar la instalación y el tipo de ventana. Unas ventanas con altas prestaciones aislantes serán claves para reducir la condensación.

Como hemos visto, la condensación es un problema molesto pero que tiene soluciones muy simples aunque a veces pueda esconder un problema más grave de fondo que implica revisar la instalación o cambiar el tipo de ventana. Llegados a ese punto, pon tu hogar en manos de los mejores profesionales. En CTV podemos asesorarte, buscando la mejor solución para tu vivienda.

 

Compartir

Sin comentarios - sé el primero.

Deja un comentario

6 − 6 =