4 claves para ahorrar en invierno

En invierno, mantener nuestro hogar a buena temperatura se convierte en una de nuestras principales prioridades, y además supone un incremento importante en el gasto mensual de nuestra vivienda.

A continuación, te proponemos algunas ideas para contribuir a reducir tus facturas durante los meses más fríos del año:

  1. Presta atención al sistema de calefacción que tienes instalado. Además de ser el correcto para nuestro tipo de vivienda debemos llevar a cabo un correcto mantenimiento que consistirá en revisar periódicamente la caldera y purgar los radiadores para expulsar las bolsas de aire. Tampoco conviene tapar los radiadores cuando se encuentran encendidos ya que evita que el aire se distribuya.
  2. Es fundamental controlar la temperatura: lo adecuado es mantener la temperatura alrededor de los 20ºC por el día y por la noche a 16-18ºC. Lo ideal es mantener constante la temperatura a lo largo del día, además cada grado adicional aumentará un 7% el gasto.
  3. Mejoras en el aislamiento: Conviene revisar las pérdidas de calor en las rendijas de puertas y ventanas y colocar burletes en aquellos lugares en donde se produzcan fugas. Lo ideal es que las ventanas sean de PVC, un material conocido por sus altas propiedades aislantes combinado con un vidrio doble o triple bajo emisivo para obtener unas cualidades aislantes óptimas en tus ventanas.
  1. La mejor hora para ventilar la casa es por la mañana ya que se evita perder el calor acumulado a lo largo del día, 5 minutos al día creando corrientes de aire para la total renovación del aire debería ser suficiente.

Es aconsejable aprovechar las horas de luz y bajar las persianas y correr las cortinas por la noche.

Ahorrar en las facturas durante el invierno resultará muy sencillo si incorporamos estas sencillas pautas a nuestra rutina y al mismo tiempo contribuyes a mejorar el confort de tu hogar.

Compartir

Sin comentarios - sé el primero.

Deja un comentario

quince − 10 =